Hueco

General

Iramor

Escrito por hueco 12-09-2013 en General. Comentarios (0)

Tu boca es adictiva, metadona es tu recuerdo en soledad, sencillo tu cuerpo en mis manos, parecemos haber nacido para interpretarnos, improvisando en la más difícil de las partituras, ignorando lo sabido, aplaudiendo lo que otros obvian, prediciendo los movimientos, comprendiendo la madurez, compartiendo la ilusión tranquila, desmaquillando los complejos, iluminando las virtudes. También al bailar como lo hacemos, como adolescentes con treinta años más de experiencia, con la piel erizada, el iris dilatado, confundiendo el sudor. Clonando la felicidad. Lo que pudo haber sido y no fue, por fin será.

En voz bajita

Escrito por hueco 04-09-2013 en General. Comentarios (0)

Sin saber cómo, sin previo aviso, el azar se convierte en suerte, de la buena, y el reloj de la vida desanda años, décadas, para devolverte a una edad en la que la inocencia llamaba a la puerta de cada nueva experiencia, la edad en la que no sabías que todo esta dicho, todo compuesto, todo vivido, aquella edad en la que los ojos de un niño se asomaban por encima de la valla tras la que un mundo por descubrir esperaba lleno de matices y sabores que disfrutar, aquella edad que ya mayores tendemos a olvidar hasta que alguien nos muestra la belleza de la sencillez.

Circulo.

Escrito por hueco 09-08-2013 en General. Comentarios (0)

Me gustaría regresar al pasado, pero nunca nadie ha vuelto del futuro, detener el tiempo en la eternidad de un instante. 

"Zona" Wiki ´n go.

Escrito por hueco 08-07-2013 en General. Comentarios (0)

Había entregado sus emociones a la venlafaxina, su tiempo libre ahora lo gestionaba el trankimazin, definitivamente los fármacos le habían hecho una persona más predecible, pero su pasado le recordaba que ahora no era ni la mitad de hombre que cuando bebía. Lo único que permanecía inalterado era su adicción al tabaco, no contaba los cigarros que fumaba, su tiempo se media por las exhalaciones no precedidas por una inspiración limpia de humo. Su humor pendulaba desde el pesimismo al catastrofismo, el momento alegre del día era la sensación de supervivencia sobrevenida después de un ataque de ansiedad "fantasma". Primero trató sus afecciones con la religión, rezaba como un autómata delegando la responsabilidad de su bienestar en un ser superior a sabiendas de su inexistencia. Posteriormente la falta de fe fue suplantada por el consumismo, en vez de un rosario o una retahíla de padrenuestros, el bálsamo era un bucle de compras repetitivas e inútiles con las que tapar el agujero del paso del tiempo, de la existencia.  Ahora la química ocupaba el altar de las plegarias, pastillas y ejercicio físico son los nuevos pastores del rebaño de neuronas descarriadas, de todas salvo de una de ellas, la neurona negra, latente, durmiente con un ojo entreabierto esperando la oportunidad de hacer su aparición, matraca en mano, anunciando el advenimiento del otro habitante de ese cuerpo, de ese conjunto de carne, venas, órganos, sangre, al que los demás le atribuyen la identidad de un "yo" independiente y responsable de sus acciones y omisiones. Cada vez todo se parecía más a los lisérgicos spots publicitarios que cortan un telefilm de verano en hora de siesta.

Escorbruto tabernícola.

Escrito por hueco 08-06-2013 en General. Comentarios (0)

http://hueco.blogspot.es/img/pez.jpg 

 

 

- ¿Por qué no quieres que hagamos algo juntos?

- ¿Cuándo?

- Los próximos 50 años, si la salud nos acompaña.

- Creo que no es compatible con un proyecto en el que vengo trabajando de un tiempo a esta parte.

- ¿Cuál?

- Llegar a ser una autoridad en la estupidez, practicándola en todos los aspectos de la vida.

- Ya estás con tus gilipolleces.

- No, estoy con mis estupideces. Ser un gilipollas es el estadio último, la meta del proceso. Espero merecer el consenso general sobre mi epitafio: Aquí yace un auténtico gilipollas.

- Mientras trabajas en ello, podrías admitirme a tu lado, si quieres a modo de tutor, supervisando, no sea que te apartes del camino...

- Eso me parece hacer trampas, incluso en esto, los tahúres del perder tenemos ciertas reglas...

- ¿A saber...?

- Principalmente hacer lo contrario a lo que dicte el sentido común.

- Eso es una majadería.

- Suscribo lo que dices.

- ¡No lo entiendo!

- De eso se trata. Me llevó su tiempo darme cuenta que yo tampoco lo entendía. Por eso trato de no nadar contracorriente, es agotador.

- Si tratases de ser un poco más convencional te darías cuenta que la vida te ofrece posibilidades para dar valor a tu tiempo, como la compañía por ejemplo.

- Eso quizá también pueda ser una majadería..., por eso estoy de acuerdo con ello y con justo todo lo contrario.

- ¿Entonces...?

- La compañía es compartir la soledad, es añadir miseria a la miseria. Pero reconozco que el argumento inverso también tiene sentido, a fin de cuentas las moscas no pueden estar tan equivocadas.

- ¿En qué?

- En su gusto por la mierda.

- Creo que estas tergiversando todo.

- Creo que a eso nos dedicamos, que esa es la condición humana, tergiversar todo.

- Seguro que te crees muy interesante...

- Sí.

- Tu discurso es vacío.

- De eso se trata también, decir cosas que no entiendes para un público que tampoco las entenderá. Así nos entretenemos todos preguntando de qué cojones estamos hablando.

- Ya, unos cardan la lana y otros cogen la fama...

- Eso..., no hagas hoy lo que puedas dejar para mañana. Se trata de mantener viva la ilusión de que seremos capaces de solucionar los problemas.

- Manteniéndolos vivos...

- Difiriendo la solución.

- Ya..., buscando la solución perfecta...

- O no.

- Dejando que se resuelvan ellos solos...

- Dejando que evolucionen, por decir algo.

- ¿Es que no quieres ser feliz?

- Bueno…, digamos que las adicciones son cojonudas, lo malo son los efectos secundarios.