La poda

Escrito por hueco 27-12-2013 en Hola. Comentarios (0)

Cuando apareciste llena de arañazos y con las manos ensangrentadas de apartar el alambre de espino que me envolvía, dijiste:

- Estabas ahí, lo imaginaba. 

- Sí, aquí estoy. Ya no esperaba que nadie me viera. Incluso había olvidado que estuviese.