Caca-tua

Escrito por hueco 04-04-2012 en General. Comentarios (0)

Lo que no es obligatorio está prohibido. Hay que temer lo que no produce terror, desconfiar de lo seguro, inspirarse en lo prosaico. Bailar descalzo sobre una nota, un verso explicando un orgasmo, esculpir el aire, bostezar a la mañana. Saludar la despedida, desnudar el esqueleto. Nadar en el bidé, leer una lengua desconocida, acurrucarse al andar, la tensión de sudar quieto. Espejismo en el espejo, el futuro es el pasado de los que vendrán, la semilla que crece hacia adentro, farola de camino intransitable. Estilo en la caída, equilibrismo a fin de mes. Conspicuo ignorante, último en un concurso de perdedores. Deportista estático, atleta sedentario, cronista de la parálisis. Usufructuario del porvenir caducado, doctor en el fracaso, medicina del suicida. Ociosa comparación, el seis sin el nueve, comprometido sin causa. La desconfianza de la soledad en compañía, el desamparo provocado por el éxito, rendirse a la victoria. Detrás de cada gran hombre hay un fracaso, en cada gran soledad hay exceso de compañía. Nuestras tristezas nos hacen distintos unos de otros, pero iguales en conjunto. La felicidad transcurre paralela a la ignorancia, la necesidad se envuelve en deseos, estos procrean la muerte. La seguridad depende de la tolerancia a la incertidumbre. La intolerancia es amiga de lo unánime. Sólo los cobardes son valientes, ahí radica su mérito. El sabio desaprende, tal es el secreto para empezar a conocer. La experiencia practica la usura con los recuerdos, enseña a desmontar las ilusiones, la madurez traduce la certidumbre del niño en la incomprensión del adulto. La vida es el rito que nos convoca a la muerte. Es complejo lidiar con la sencillez. Es sencillo equivocarse en lo simple. La existencia es un libro dividido en capítulos, sin prólogo ni epílogo. La metáfora explica lo que no tiene significado, lo que no tiene significado es cada una de las letras del alfabeto en que la naturaleza escribe su curso.