En voz bajita

Escrito por hueco 04-09-2013 en General. Comentarios (0)

Sin saber cómo, sin previo aviso, el azar se convierte en suerte, de la buena, y el reloj de la vida desanda años, décadas, para devolverte a una edad en la que la inocencia llamaba a la puerta de cada nueva experiencia, la edad en la que no sabías que todo esta dicho, todo compuesto, todo vivido, aquella edad en la que los ojos de un niño se asomaban por encima de la valla tras la que un mundo por descubrir esperaba lleno de matices y sabores que disfrutar, aquella edad que ya mayores tendemos a olvidar hasta que alguien nos muestra la belleza de la sencillez.